Mujeres en alerta con el Zika



Actualmente nos encontramos ante una epidemia de infección por Virus Zika en las Américas. Los primeros casos se reportaron en Brazil en febrero de 2015. En Venezuela, la Sociedad Venezolana de Infectología habla de 10000 a 12000 posibles casos hasta el momento. Los estados más afectados son Zulia, Miranda, Bolívar, Anzoátegui, Lara, Carabobo, Aragua, Portuguesa y Yaracuy.

Desde octubre 2015 las autoridades de Salud en Brazil han reportado una mayor incidencia de microcefalia (una cabeza más pequeña de lo normal, con posible presencia de anomalías neurológicas y visuales) en los recién nacidos en estas regiones. 1% de estos recién nacidos fallecieron. Actualmente la Sociedad Venezolana de Infectología realiza seguimiento de 3 embarazadas que han presentado la infección.

El virus del Zika es un flavivirus, trasmitido por la picada de un mosquito, el Aedes aegypti (Patas blancas) y también Aedes albopictus. Estos mosquitos “pican” con mayor frecuencia en el día y tanto en el interior del hogar como en el exterior.

Otra forma de trasmisión en estudio es de la madre al feto, en cualquier momento del embarazo o alrededor del parto. No existe evidencia actual de que pueda infectarse al recién nacido a través de la leche materna. Actualmente se están investigando otras formas de trasmisión, como el contacto sexual.

Cualquier persona que viva o haya viajado en los últimos 14 días a un área donde exista la enfermedad está en riesgo de contraerla, sin embargo, solo 1 de cada 5 infectados van a presentar síntomas, los más frecuentes son fiebre, erupción en la piel, dolor de cabeza, dolores articulares y musculares. Puede presentar también “ojos rojos”. Estos síntomas pueden durar hasta 7 días. La mujer embarazada no presenta síntomas distintos a los de la población general.

El diagnóstico es fundamentalmente clínico. Los laboratorios de rutina (hematología completa examen de orina) orientaran al médico para sospechar o descartar otro tipo de infección (el dengue y el chikungunya tienen una sintomatología similar), sin embargo el examen de laboratorio específico para la demostración de la infección por Zika no está disponible de manera general en los hospitales y clínicas de nuestro país.

Las complicaciones son raras. Se ha reportado relación con el síndrome de Guillain Barre, pero no hay estudios que sugieran que este es más frecuente en embarazadas.

Por encontrarnos en un área de riesgo, toda paciente embarazada que presente síntomas sugestivos de la enfermedad, debe consultar a su médico, quien considerará si deben realizarse otros estudios, que pueden incluir ultrasonidos seriados (donde podría observarse la microcefalia o calcificaciones intracraneales) e inclusive una amniocentesis. En aquellas que no han presentado síntomas, pero con estos hallazgos al ultrasonido, se recomienda la determinación específica de la infección.

La organización mundial de la salud sugiere que el riesgo de trasmisión al feto y de complicaciones puede ser mayor si la infección a la madre se produce durante el primer o segundo trimestre del embarazo.

No existe tratamiento específico para la infección. Sólo se recomienda disminuir la fiebre y el dolor (que en la embarazada debe restringirse igualmente al uso de acetaminofén o paracetamol) y la ingesta de abundantes líquidos. El uso de otros medicamentos debe ser estrictamente sugerido por el médico.

La prevención por lo tanto es vital. Y la única disponible actualmente es la que se dirige al vector. Es decir, las recomendaciones para impedir el crecimiento de “zancudos” y la picadura de los mismos. Medidas como evitar criaderos de mosquitos, tapar los recipientes que contienen agua, la fumigación, el uso de mangas largas y pantalones, el dormir en habitaciones con aire acondicionado o ventilador, uso de mosquitero, y sobre todo el uso de repelente de insectos. Los repelentes que contienen DEET, picaridina o IR3535 son seguros para su uso durante el embarazo y la lactancia.

No es posible “curar” la microcefalia, la evolución del recién nacido es variable en cada caso, y en ocasiones puede provocar la muerte. Es innegable lo importante de informar a las pacientes embarazadas o que podrían estarlo sobre esta enfermedad, de sencilla prevención, pero cuyos efectos en el recién nacido están aún en investigación.

Dra. Lisette Cortés


Fuentes: - Panamerican Health Association. Zika and Prenancy. Questios and answers. Practice advisory. Interim Guidance for Care of Obstetric Patients during a Zika virus Outbreak:.Centre for disease Control, American College of Obstetricians and Gynecologist, Society of Maternal Fetal Medicine.                

Artículos populares

Endometriosis. Más razones para buscarla y tratarla

¿Te gustaría saber como es el sueño en la mujer? Parte 1

Sexo doloroso (dispareunia). ¿Pesadilla en el postparto?

Implantes mamarios de silicona y reacciones autoinmunes

Uso de anillo vaginal que contiene dapivirina para la prevención de la infección por VIH- 1 en mujeres