Palpitaciones en el embarazo. ¿Alegría en el corazón?

mujer embarazada sosteniendo un corazon de juguete



La gestación es un milagro, para el cual, el cuerpo de la madre pasa por diversas modificaciones que permiten nutrir y sostener esta nueva vida hasta que es capaz de hacerlo casi por sí misma.

Vemos muchísimos de estos cambios. Pero existen muchos que no vemos. El embarazo es un “prueba de esfuerzo” para todos los sistemas, y si en alguno hay alguna alteración, es durante la gestación que vamos a notarlo más.

Por eso la insistencia, el embarazo es una maravillosa ventana para examinar la salud de la mujer, (muchas veces esta es la primera vez en la vida adulta en que va a consulta) y cuidarla ante las patologías que pudiera estar presentando ya o tener el riesgo de hacerlo en el futuro.

Las palpitaciones son en extremo frecuentes. Las refieren hasta 3 de cada 4 embarazadas.

En la mayoría de los casos son normales, no implican ningún riesgo. Son secundarias a los cambios cardiovasculares del embarazo, pero atención, porque en pacientes susceptibles, estos cambios pueden aumentar el riesgo de arritmias.

- ↑ Gasto cardíaco
- ↑ Consumo de oxígeno
- ↑ Volumen sanguíneo
- ↑ Glóbulos rojos en menor proporción = Anemia fisiológica
- ↑ Frecuencia cardíaca y el consumo de O2
- ↑Concentración de catecolaminas circulantes
- ↓ Resistencia vascular periférica
- ↓Sensibilidad a receptores de catecolaminas
- Dilatación de la aurícula derecha
- Alteración de la repolarización


Lo que significa básicamente que aumenta la cantidad de sangre y se estiran los vasos saguíneos, aumentando la fuerza y la frecuencia con que late el corazón, para enviar más sangre a la madre y a la unidad feto-placenta.

Las arritmias más frecuentes son las contracciones ventriculares y supraventriculares prematuras.

Estas se consideran frecuentes cuando ocurren más de una vez por minuto. También se describen fibrilación y flutter auricular y arritmias ventriculares en pacientes con cardiopatía.

¿Al realizar la historia clínica que es importante saber?
  1. Si existe historia familiar y/o personal de enfermedad cardíaca
  2. Historial de enfermedad tiroidea. Síntomas de hiper o hipotiroidismo. Bocio.
  3. Otros síntomas de importancia: mareos, desmayos, dolor de cabeza, visión borrosa, dificultad respiratoria, dolor torácico, edema en miembros inferiores.
Los cambios propios del embarazo se traducen en cambios en su examen físico y en sus paraclínicos. Es importante conocerlos para saber cuándo se está en presencia de una anormalidad.



Se considera normal en la gestante:
  • Examen físico: desplazamiento del ápex cardiaco hacia arriba y hacia la izquierda. Soplos proto o meso sistólicos, grado 2 o inferior.
  • Rx de tórax: aumento del índice cardiotorácico.
  • EKG: Desviación del eje eléctrico hacia la izquierda, disminución del intervalo PR, QT. Taquicardia sinusal.
Hay que tipificar si realmente está presente una alteración de ritmo cardíaco a través del electrocardiograma, y si este es normal y persiste la sospecha, se solicitará un holter de ritmo.

Necesariamente deberá descartarse la presencia de alteración cardíaca estructural, inicialmente a través de un ecocardiograma.

En el caso de arritmias benignas adecuadamente toleradas, no se administrará tratamiento farmacológico, sino que se mantendrá vigilancia frecuente, recomendándole a la madre evitar factores desencadenantes como bebidas con cafeína, temperaturas ambientales extremas, ejercicio extremo, falta de sueño, estrés excesivo, alcohol, tabaco, deshidratación.

Entre las opciones que se tienen de tratamiento que existen, dependiendo del tipo de arritmia están las farmacológicas y las no farmacológicas.

Debemos recordar que en líneas generales se sugiere retrasar si es posible el inicio de cualquier medicamento hasta después del primer trimestre ya que este es el período durante el cual se están formando todos los órganos del bebé.

Todos los medicamentos cruzan la placenta en mayor o menor grado, por lo que existen riesgos variables con el uso de cada uno de ellos, lo cual deberá ser conversado y decidido con el especialista.

Las drogas con mejor perfil de seguridad, como los betabloqueantes y la digoxina, suelen utilizarse primero.

Los medicamentos se dividen principalmente en aquellos que controlan la frecuencia cardíaca sin devolver el ritmo a la normalidad.

Aquellos que normalizan el ritmo.

Como siempre es el rol del especialista determinar cuando el riesgo de usar un medicamento es menor o mayor que el beneficio de su uso.

Cada uno tiene una indicación en específico.

Se reservan los procedimientos quirúrgicos para aquellos casos en donde la sintomatología es severa y persiste a pesar del uso de fármacos, siempre con la evaluación por parte de un equipo multidisciplinario.




Como siempre, casi todo tiene solución si es correctamente orientado. Pregunta a tu médico!


Dra. Lisette Cortes Piña
Médico internista UCV. Intensivista CMC.
www.doctoracortes.com



Fuentes:
Marius Craina, Gheorghe Furău, Răzvan Niţu, Lavinia Stelea, Dan Ancuşa, Corina Şerban, Rodica Mihăescu and Ioana Mozoş (2012). Arrhythmias in Pregnancy, Cardiac Arrhythmias - New Considerations, Prof. Francisco R. Breijo-Marquez (Ed.), ISBN: 978-953-51-0126-0, InTech, Available from: http://www.intechopen.com/books/cardiac-arrhythmias-new-considerations/arrhythmias-in-pregnancy

Artículos populares

Endometriosis. Más razones para buscarla y tratarla

¿Te gustaría saber como es el sueño en la mujer? Parte 1

Sexo doloroso (dispareunia). ¿Pesadilla en el postparto?

Implantes mamarios de silicona y reacciones autoinmunes

Uso de anillo vaginal que contiene dapivirina para la prevención de la infección por VIH- 1 en mujeres