Me duele la cabeza!


                                         




El término médico para esta situación tan frecuente es cefalea. La mayoría de las personas presentan dolor de cabeza leve alguna vez en su vida, sin embargo si este se presenta con mayor frecuencia o intensidad, debemos prestarle atención.

Existen muchos tipos de cefalea (no todo es migraña!) y la mejor herramienta que tiene tu médico para hacer un correcto diagnóstico eres tú. Una adecuada comunicación  y la información precisa pueden evitar la realización de estudios no necesarios y facilitar que se te indique el tratamiento más apropiado para ti. Estos son algunos datos que deberás aportar:

o  ¿Cada cuánto tiempo se presenta el dolor? ¿Todos los días? ¿Todas las semanas? ¿Varias veces por mes?
o   ¿Cuánto dura? ¿Minutos? ¿Horas? ¿Días?
o   ¿Qué parte de la cabeza te duele? ¿Un solo lado o los 2?
o   ¿Cómo es el dolor? ¿Sientes que late, punza, o te aprieta?
o   ¿Es leve, moderado o severo? Te permite realizar tu actividad normal?
o   ¿Desde cuándo lo presentas? Semanas? Meses? Hay pacientes que refieren años con dolor de cabeza. Si es así, ha cambiado la forma en que se presenta?
o   ¿Qué lo desencadena? Hay comidas, como el queso que te lo producen? Factores como no dormir o dormir demasiado, el consumo de alcohol o café, el estrés emocional pueden ser el gatillo. Tiene alguna relación con el ejercicio, algún medicamento, la actividad sexual o la menstruación?. Si estas embarazada, has observado algún cambio?
o   ¿Qué te lo quita? Si tomas algún analgésico es necesario que precises cual y con cuanta frecuencia lo tomas.
o   ¿Presentas algún síntoma con el dolor? Síntomas como náuseas, vómitos, dolor en el cuello, estornudos, lagrimeo, hinchazón o enrojecimiento en la cara, poca tolerancia a luz o al ruido, desmayos, convulsiones pueden ser claves para el diagnóstico.
o  ¿Sabes cuándo vas a tener el dolor? Has presentado síntomas visuales, auditivos, cambios en el lenguaje que ocurren antes de los episodios?
o   ¿Alguien en tu familia presenta dolores de cabeza?
o   Tienes alguna enfermedad crónica, sobre todo si esta afecta tu sistema inmunológico?
o   Has tenido traumatismos en la cabeza o el cuello?

-    Existen enfermedades que pueden cursar con cefalea. Por ejemplo las enfermedades de tiroides, la anemia, algunas enfermedades del colágeno, infecciones, etc. Dependiendo de tu historia clínica, se considerará que estudios de laboratorio o imagen son convenientes para ti.
-          
   Aunque los analgésicos comunes (como el acetaminofén o el ibuprofeno) pueden forman parte del tratamiento, su uso frecuente se ha relacionado con la presencia de dolores de cabeza más frecuentes y severos. Por lo tanto, no debes automedicarte.

     En el caso de algunos tipos de cefalea, como la migraña o la cefalea tensional, existen opciones “preventivas” que deben tomarse diariamente, por un tiempo determinado, para prevenir los episodios de dolor y disminuir su intensidad. Si este es tu caso, puedes conversar con tu médico cual es la opción más apropiada para ti.
-    
      La migraña es 3 veces más frecuente en la mujer que en el hombre. Si este es tu caso, es muy importante que ingieras el tratamiento que te fue indicado cuando te comience el dolor, no esperes a que este sea más intenso. Esto acortara los episodios y disminuye su gravedad.
-       
     Durante el embarazo, las pacientes con diagnóstico previo de migraña suelen referir mejoría, sin embargo otros tipos de cefalea no presentan cambios. Es necesario ajustar el tratamiento acorde al perfil de seguridad de los fármacos. La presencia de déficit neurológico o convulsiones es un criterio para realizar estudios de imagen y solicitar evaluación por el especialista.
- 
          Es necesario descartar preeclampsia en toda mujer con más de 20 semanas de embarazo que comience a presentar nuevos dolores de cabeza.

-          La migraña coexiste con frecuencia con factores de riesgo cardiovascular. En estos pacientes son más frecuentes los infartos y accidentes cerebrovasculares, la diabetes y la hipertensión arterial.

       Tus hábitos y tu estilo de vida tienen una influencia importante en el dolor de cabeza y en la efectividad del tratamiento. Debes ingerir una dieta balanceada, que incluya vegetales y frutas, evitar el cigarrillo y otras drogas. Dormir entre 7 a 8 horas al día. Las personas que hacen ejercicio regularmente tienen menos episodios de cefaleas que las que no.
-
          Se dispone de diferentes técnicas complementarias, no farmacológicas que pueden beneficiarte de manera variable, entre ellas se encuentran el biofeedback, las técnicas de relajación y manejo del estrés. Algunos pacientes refieren mejoría con el uso de masajes y acupuntura.

Existen muchos mitos alrededor de la cefalea, que pueden producir confusión. Adquiriendo información al respecto y trabajando en equipo con tu médico, la mayoría de los dolores de cabeza pueden tratarse con éxito.

Dra. Lisette G. Cortés
Medicina Interna-Medicina Crítica

Fuentes

-       * The Intenational clasiffication of headache disorderes. 3er edition. Cephalalgia 2013.
-       * EFNS guideline on the treatment of tension-type headache. European Journal of Neurology 2010.

-       * Lifting the Burden. The Global Campaign to reduce the burden of headache worlwide. Information for patients with migraine

Artículos populares

Endometriosis. Más razones para buscarla y tratarla

¿Te gustaría saber como es el sueño en la mujer? Parte 1

Sexo doloroso (dispareunia). ¿Pesadilla en el postparto?

Implantes mamarios de silicona y reacciones autoinmunes

Uso de anillo vaginal que contiene dapivirina para la prevención de la infección por VIH- 1 en mujeres